Download Damas Chinas by Mario Bellatin PDF

By Mario Bellatin

Show description

Read Online or Download Damas Chinas PDF

Best literatura y ficcion books

Flores En La Tormenta/ Flowers From the Storm

Booklet through Kinsale, Laura

La colmena

En el Madrid de los angeles posguerra, un bullicioso enjambre humano se afana en comer caliente, esquivar el frio, saciar el deseo sexual, librarse de los angeles tuberculosis, matar el tiempo. .. , ir tirando. Seguramente l. a. obra mas valiosa de Cela. Un testimonio fiel de l. a. vida cotidiana en las calles, cafes y alcobas del Madrid de 1943, pero tambien una amarga cronica existencial.

El Gran libro del dibujo

Отличная книга для тех, кто интересуется искусством, стремится обнаружить и узнать методы рисования с различными типами материалов: акварелью, гуашью, воском и маслом и т. д. Также книга знакомит с основой художественного оформления, правилами пропорции, анатомии человеческой фигуры, освещения, композиции изображения, кадрирования и т.

Elena sabe

Quickly after Rita s physique is located, the research of her dying is closed. Her mom looks the one one unwilling to renounce at the fact, yet racked by way of affliction she is the least most probably candidate to head after a assassin. a tough journey from the suburbs to the capital, an previous debt of gratitude, and a revealing dialog, are the proof which are spread out during this novel a singular that uncovers the hidden faces of an authoritarian regime and the hypocrisy of society.

Additional info for Damas Chinas

Sample text

No fue posible, porque por miedo a la policía esos lugares cada cierto tiempo son desmantelados. Me molesta, además, frecuentar dos veces a la misma mujer. Por eso combino ahora mis visitas a los salones con los encuentros en la calle. Frecuento también algunas casas de cita. Hasta hoy no he tenido problemas de mayor importancia, salvo la ocasión en que una mujer averiguó mi teléfono y mi dirección. Nunca llegué a saber cómo logró conocerlos. Sucedió con alguien que recogí en una calle cualquiera.

El tabaco nunca ha sido mi vicio. Es más, en una época lo rechacé abiertamente, y las contadas ocasiones en que fumé marihuana tuve serios problemas con el humo. En realidad, hubiera querido obsequiarle el sofá a cualquiera de las patronas que conocía. Aunque no habría sabido cuál de todas se lo merecía realmente. He dicho que pensé dárselo a la mujer que regentaba el local que entonces frecuentaba. Pero, aparte de ser el lugar donde en esa época pasaba unas horas a la semana, no había ninguna otra razón para que aquél fuera el sitio elegido.

Precisamente cerca de la casa, en el malecón de una playa que en verano se llenaba de gente a pesar de su mar embravecido, habían puesto algunas de esas cabinas. El miembro de la familia le sugirió que usara una de las bicicletas del garaje para dirigirse a uno de esos teléfonos lo más pronto posible. Le apuntó además en un papel el número de la agencia de envíos, que por alguna razón sabía de memoria. El niño tomó la bicicleta. La casa estaba ubicada en un barrio donde había un gran parque con muchos árboles sembrados en líneas rectas, lo que le daba al conjunto un aspecto geométrico.

Download PDF sample

Rated 4.01 of 5 – based on 30 votes